Balance neto – Como se entiende (IV)

La cantidad de energía eléctrica que nos puede aportar el sol a través de un generador FV de potencia X depende,  como todo el mundo sabe, de la horas de sol (equivalentes) y que estas son el parámetro principal a la hora de diseñar el esquema óptimo de rentabilidad del autoconsumo.

Este gráfico nos muestra que cantidad de horas (de media en España) tenemos para cada uno de los trimestres. Si multiplicamos las cantidades reflejadas en cada barra por la potencia del generador FV que deseamos instalar en nuestra cubierta obtendríamos la cantidad de energía que podemos obtener del sol en forma eléctrica (grosso modo). En definitiva es la cantidad de energía que podemos destinar a autoconsumo y/o excedentes si los hubiera. Una mayor potencia instalada nos genera más cantidad de energía en kWh que, como ya dijimos en el post anterior, irá directamente a excedentes dados que nuestros hábitos de consumo son bastante estables.

Vayamos a un ejemplo: Una vivienda media tiene unas necesidades de energía media anual de unos 12.000 kWh (una media de 3.000 kWh/trimestre).

Si instalamos un generador de 5 kW de potencia en la vivienda obtendríamos una producción de energía eléctrica distribuida por trimestres proporcional a las HSE de la  gráfica anterior.

Pongamos este último valor trimestre a trimestre en una tabla y restemos las necesidades.

En el primer y último trimestre  las necesidades son mayores que lo generado (tenemos déficit o números rojos). Sin embargo en los trimestres centrales la producción es mayor y podemos generar cierto superavit (numeros verdes). El saldo total al final del año sigue siendo positivo (verde) que nos permitiría compensar lo que es rojo durante el primer trimestre del siguiente año y así un bucle sin fín… ¡¡Pero no, esto no es así!!.

La nueva normativa para el autoconsumo con balance neto preve que al principio de cada año se salde los excedentes existentes en la cuenta de cada titular de un generador FV. Es decir que no podemos utilizar esos 664 kWh que nos sobra para compensar los 685 kWh que nos falta del primer trimestre del año siguiente.

Para aproximarnos a lo que necesitamos en zona solar peninsular (Canarias es otra cosa), lo suyo es sumar los resultados de los tres últimos trimestres y tratar de que el valor que nos de sea lo más próximo a 0. Y para ello lo que tenemos que hacer, en nuestro ejemplo, es disminuir en 1 kW la potencia del generador inicialmente previsto.

Potencia de más es potencia tirada…., por ahora.

Esta entrada fue publicada en Esto era antes. Guarda el enlace permanente.