12
julio
2011
El autoconsumo residencial y la huella del carbono
  
Calcule el ahorro

¿Cuanto contribuye cada uno de los más de 8.000 municipios españoles a la reducción de su propia huella de carbono si llevan a cabo promociones colectivas de generadores FV a nivel local orientadas al autoconsumo residencial?.

Pero sobre todo….. ¿cuanto ahorran los vecinos en su factura eléctrica?.

Como quien dice: “.. dos en uno…”. O 3 si añadimos esto mismo como una forma más activa de eficiencia energética…

Esta posibilidad la podemos calcular aquí…

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | Deja un comentario

3
junio
2011
Como hay que entender la rentabilidad del autoconsumo residencial
  
Calcule el ahorro

Para entender el concepto de rentabilidad en instalaciones de autoconsumo residencial  lo primero que tenemos que hacer es olvidarnos del modelo al uso, es decir lo que se llama régimen especial, y que viene amparado por el Real Decreto 1578/2008. Esto ha quedado para las grandes cubiertas de almacenes logísticos que paradójicamente consumen poca energía en relación a la superficie que ocupan.

Hacer una instalación para generar nuestra propia energía mediante renovable es con el objetivo de ahorrar energía que además de ser un coste para nuestro bolsillo, es un coste para el país dado que por lo general el combustible primario es de importación y, finalmente, es un coste para el planeta dado los problemas acarrea como todo el mundo sabe. Vamos creo.

Como instalación para el ahorro debemos medir su amortización en los mismos términos con los que medimos otros sistemas o productos que se orientan hacia este fín como, por ejemplo, colocar dobles ventanas, aislar la vivienda y poner energía solar para obtener agua caliente de tipo sanitario.

En definitiva debemos considerar el ahorro producido a lo largo de toda la vida útil de estos equipos en, como mínimo, 20 años aunque los fabricantes alargan la vida útil hasta más allá de los 25 o 30 años. Como quien dice son equipos para toda la vida.

Bajo estos supuestos es significativo que aún sin subvenciones y sin balance neto, los números tal como se reflejan en el calculador resultan muy interesantes.

Sin embargo para que la rentabilidad del autoconsumo sea la óptima a lo largo de la vida útil de estos sistemas es preciso dimensionarlos de tal manera que no se genere energía excedentaria, es decir que no se gaste uno en la instalación más de lo que realmente es capaz de consumir en la vivienda o en su defecto vender a buen precio.

Claro que esto depende de 2 factores a tener en cuenta; primero, los hábitos de consumo que tenemos en nuestro hogar, y segundo de las facilidades o limitaciones que quiera poner el gobierno a la hora de convertirnos en autogeneradores.

Respecto al primer punto le damos alguna pista. Si tiene usted una vivienda unifamiliar media formada por 4-5 personas y es usted meticuloso en el tema de la optimización de los recursos energéticos, es probable que se consumo diario se parezca algo a lo que nos indica la siguiente gráfica.

Que como podrá observar hemos desplazado para la horas nocturnas los grandes consumos del hogar incluyendo el hipotético vehículo eléctrico que duerme en el garaje de su vivienda.

Otro consumo importante es el que se genera a lo largo de las horas diurnas más bien por tiempo que por potencia demandada (carga instantánea). En la práctica nos sorprendería ver que los picos de potencia durante el día están pero que muy por debajo de la potencia contratada a la compañia eléctrica y en muchas viviendas, una buena planificación de la gestión de la carga a través de una buena inmótica nos evitaría tener que recurrir a contratos con las distribuidoras eléctricas de mayor cuantía con lo que supone de costes fijos.

Finalmente los sistemas de iluminación LED que se usan en las horas nocturnas suponen una importante contribución al ahorro de energía y por eso del relativamente bajo consumo durante estas horas.

Con respecto al segundo punto, es decir, en lo que todo el mundo FV anda liado y preguntándose ¿cuando? y ¿cómo?, la mejor respuesta que debe dar el mercado se llama kit y además flexible.

Flexible para saber adaptarse a las casuísticas de partida y capacidad para evolucionar en el tiempo adaptándose a lo óptimo para el usuario y consumidor de energía.

Flexibilidad que no debe confundirse con un “llave en mano” como justificación para hacer este kit algo más caro.

No nos engañemos, nuestra necesidad de equipos para ahorrar energía lo podemos resumir (y explicar) en 3 configuraciones que creo responden a lo que el sentido común me dice que va a ser la evolución del autoconsumo. Luego podrán ser de mayor o menor potencia dentro del tope que nos marca el contrato que tengamos firmado con la distribuidora para el local catastralmente registrado como residencia y con su contador en uso, pero poco más. Para producir a los gordo nos mandarán directamente al régimen especial…., al cupo.

Kits de muy baja potencia

Formado por un solo panel y un inversor adosado a su espalda que convierte la salida de continua del panel en alterna. Se conecta directamente a la red interna de una vivienda sin más preámbulos que la de contar con un enchufe libre.

La idea de usar tan baja potencia es la de cubrir al menos ese mínimo de carga que toda vivienda moderna demanda a lo largo del día y en concreto en ese entorno de consumo que se extiende desde la 08:00 de la mañana hasta el atardecer mientras el sol nos garantice que el panel trabaja con la tensión mínima necesaria para poder verter a la red interna de la casa.

Este tipo de kit iría a cubrir una parte muy pequeña del consumo pero como dicen en mi pueblo, resta de la factura que es lo importante si no cuestan mucho…., y eso es lo interesante… son muy baratos teniendo en cuanta que este kit se lo instala y desintala uno mismo.

Tiene, además, innegables ventajas en cuanto flexibilidad dado que podemos ir añadiendo más kits de baja potencia al suministro interno sin más consideración que tener más enchufes libres y con la limitación técnica del circuito al que vierten. Riesgo pequeño si tenemos en cuanta el principio básico de no pasarnos en la cantidad de carga a suministrar más allá de la que puede absorber la vivienda en su punto de mínima demanda.

Por supuesto también tiene algunos inconvenientes frente al concepto de kit con inversor central….

Kits con inversor central

Es decir, todos los paneles conectados en serie se conectan a un solo inversor que es el responsable de convertir la corriente continua en alterna y verterla a la red interna de la vivienda.

Este tipo de configuración de potencia relativamente alta para justificar un inversor central es muy probable que genere más energía de la que se demande en algunos momentos del día donde el sol brilla con intensidad y el consumo de energía es muy pequeño o en vacaciones donde este es nulo o casi. Y aunque los costes han bajado y están bajando drásticamente no son tiempos para andar despilfarrando dinero a no ser que podamos verter los excedentes a las red externa y así recibir, de la manera que sea, cierta compensación (net metering) por este aporte que justifique el gasto en este kit de inversor central.

Sin embargo, de todos es sabido que la tarifa eléctrica con la que compramos la electricidad a la distribuidora  es algo que va a subir (o debería subir) en los próximos años. En este caso la compensación antes mencionada por verter nuestra propia electricidad es en términos de igualdad o sencillamente nos interesa buscar otras fórmulas como por ejemplo guardar nuestro excedentes para usar a otras horas (nocturnas) o verter en otro momento donde se pague más la electricidad.

Surge pues este otro tipo de kit.

Kits con inversor central y backup de energía

Que va a venir impulsado a medio plazo por algo similar a lo que ha podido ser la proliferación de instalaciones de generación renovable vertiendo en las redes de alta y media tensión.

Con la proliferación de la microgeneración distribuida es muy probable que las redes de baja tensión puedan saturarse en algunos momentos y convenga que la energía generada se almacene en casa, al menos hasta que haya necesidad en otro punto del sistema y siempre y cuando al almacenador propietario del generador, puesto en ello, le interese vender.

Como conclusión puedo decir que a bote pronto solución hay para cualquiera de las hipótesis que se plantea de cara al futuro, que no toda la culpa es del gobierno y que por ello las decisiones de las grandes compañías fabricantes de paneles no pueden retrasarse más de cara a dar soluciones de autoconsumo a pesar de que su gente de I+D les estén diciendo hace tiempo “…¡¡adelante!!, no hay problema que la electrónica de potencia no pueda resolver…“.

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien, Eficiencia Energética Eléctrica (e3plus) | 1 comentario

18
mayo
2011
Como funciona el autoconsumo residencial
  
Calcule el ahorro

Este video nos explica en que podría consistir el autoconsumo residencial…

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | 1 comentario

3
mayo
2011
GENERA 2011 – Autoconsumo, otra forma de eficiencia energética
  
Calcule el ahorro

La posibilidad de producir electricidad (autogeneración) para uso dentro de nuestra propia vivienda o local comercial/industrial interconectado con el suministro de la red en baja tensión, es posible y puede ser muy rentable. Tiene un nombre, se llama autoconsumo.

La electricidad puede venir de una fuente de cogeneración o de un sistema generador basado en una fuente de tipo renovable (sol, viento o biomasa).

Estaríamos encantados de informarle de las enormes posibilidades que representa esta nueva forma de producir energía y ayudarle a conseguir los objetivos de eficiencia y ahorro energético que está buscando para su vivienda o local comercial.

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | Deja un comentario

10
abril
2011
¿Subvenciones?. No gracias.
  
Calcule el ahorro

El día que se asuma de verdad que el uso de la energía fotovoltaica es una cuestión estratégica ese día no hará falta limosna alguna para que se desarrolle en nuestro país de forma masiva y por lo tanto barata.

Tenemos dos ejemplos muy cercanos.

Uno es Alemania. Es una potencia industrial de primer orden en tecnología eólica y fotovoltaica y pueden plantearse cerrar centrales nucleares a medio plazo sin que se hunda el país y a los políticos les tiemble la voz. Hace años decidieron que la energía de origen renovable era una cuestión estratégica y ahora recogen sus frutos.

Otra ejemplo es España y la eólica. A pesar de la oposición, estamos en el umbral de la rentabilidad y cubriendo un porcentaje importante de la demanda. ¡¡Y todo en menos de 10 años!!. Ahora recogemos sus frutos.

No hay cosa más patética que la venta de la energía solar para usos térmicos, la que se usa para el agua caliente sanitaria. El comercial te da un precio y a continuación te añade: “Qué con la subvención se le queda en…”.

No es esto…, usar energía solar para su uso en térmico o eléctrico debe ser una cuestión estratégica. Una cuestión de estado, como el Alemán, donde apenas se diferencian políticamente la señora Merkel o los verdes. Podrán tener sus diferencias con el futuro nuclear pero su presente renovable es incuestionable…., y con futuro.

Por mi parte diría que para la fotovoltaica: “Subvenciones no gracias”.

Den garantías, asuman como los alemanes que tenemos una tecnología madura, dejen de crear una imagen delictiva de lo que es la energía del siglo XXI, den un trato político en la misma categoría que en su día se dio a la hidráulica, el carbón, la nuclear, etc. En muy pocos años vamos a ver sus resultados, los estábamos viendo ya. Solo con estos mimbres se puede convencer a los bancos para que la financien, porque saben que el ahorro de energía NO renovable es el mejor aval del que decide hacer el tránsito a RENOVABLE.

Los números que demuestran que se puede reducir la tarifa eléctrica lo podemos sacar de aquí.

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | 2 comentarios

18
marzo
2011
Un promoción fotovoltaica colectiva…
  
Calcule el ahorro

Los desgraciados acontecimientos que en estas últimas semanas están sucediendo en distintas partes del mundo harán que tarde o temprano se traduzcan en nuevas subidas de la tarifa eléctrica y sin duda mucho más duras de las previstas.

Quizás haya un momento de recesión pero cuando Japón se ponga en marcha de nuevo demandará mucha energía primaria de origen fósil mientras sus nucleares y las de todo el mundo se ponen en cuestión durante algunos años.

Es la hora de que las renovables entren masivamente en nuestra vida cotidiana entre otras cosas para moderar la subida de precios.

Defiendo la generación distribuida mediante fotovoltaica porque creo que es la energía más democrática aunque sin duda no es la más barata por un simple problema de economía de escala y de tiempo. Y precisamente por eso vamos a simular un cambio de escala, vamos a magnificar el reto, y vamos a ver que números nos da.

Empecemos por el principio.

Todos tenemos claro incluyendo la industria energética y el propio gobierno que…

1º Las tarifas deben asumir los costes reales de explotación para que el tinglado no se nos vaya de las manos.

2º No todo el mundo se puede acoger a la tarifa social pues de lo contrario estamos en las mismas

3º Hay que introducir modelos de eficiencia energética unas veces pasivas como por ejemplo el uso de bombillas de bajo consumo y otras activas permitiendo modelos de (co)generación energética en la industria y en el sector residencial con energía (renovable) a coste 0 o casi..

Con este escenario propongo una solución que no por repetida está entendida por la ciudadanía. Es más, está olímpicamente olvidada, cabe pensar que por obvia, en los foros donde se habla del que será con toda probabilidad el mayor consumidor de energía eléctrica residencial, el vehículo eléctrico puro o híbrido.

Hablamos de la generación fotovoltaica (FV) distribuida en cubiertas de edificios orientada a la autogeneración versus autoconsumo residencial. Es decir para consumir in situ por las residencias familiares que van rematadas por esas mismas cubiertas.

Con una diferencia de solo 2-3 años nos podemos encontrar con el siguiente panorama.

Año Coste FV (€/W) Pot. (kW) Pre. (€) Prod. (kWh/a) Tarifa (€/kWh) Ahorro (€/año) Amor. (años)
2011 2,30 3 6.900 6.000 0,15 900 8
2014 1,80 3 5.400 6.000 0,25 1.500 4

Es decir un generador FV de 3 kW, que es menos del 50% de la potencia que se contrata a las compañías eléctricas en las residencias de tipo medio-alto tiene un coste y una rentabilidad que en 2-3 año van a cambiar radicalmente. Las causas son evidentes, la subida de precio de la electricidad de la red y la bajada de los costes asociados a la FV.

Tenemos pues dos opciones:

A- Empezar desde ahora a colocar generadores FV como forma de eficiencia energética activa que nos permite ahorros con un horizonte de retorno de 8 años o…

B- Esperamos hasta el 2014 para llevar a cabo la inevitable, masiva y descontrolada instalación de estos equipos con retornos más rápidos.

¿Esperamos o nos lanzamos?, ¿ nos lanzamos o esperemos?… mmmmm.

Para entender porqué apuesto por la opción A explicaré porqué no opto por la opción B, reconociendo de antemano que esta última opción podría ser un varapalo económico para muchos que trabajamos en el sector renovable. Es decir defiendo los intereses del sector pero, y aquí esta la clave de todo el razonamiento, creo que este coincide con los intereses de la inmensa mayoría de los ciudadanos que viven en este u otros países que tienen una posición geográfica idónea para recibir el maná del cielo que se llama energía solar y han tenido la inmensa desgracia, o fortuna (?), de no recibir de su (sub)suelo eso que se llama energías de origen mineral (fosil o no), al menos de una forma cómoda y por lo tanto barata.

Con la opción B no vamos a evitar el tarifazo. Y menos después de lo sucedido. Y la culpa no la tiene este gobierno ni el que venga. La tiene una serie de desgraciados incidentes, algunos provocados por la naturaleza y otros por el estigma que encierra un recurso NO renovable que lo hace, por encima de todo, objeto de especulación.

Con la opción B vamos a estar durante 3 años expuestos a la codicia de todos aquellos que controlan el producto desde que sale de un profundo agujero hasta que llega a nuestro enchufe de 8/16 A. La opción B no nos evita el tarifazo ahora sin la excusa de la renovables actualmente laminadas.

Con la opción B habremos perdido un tiempo precioso…

Con la opción A tampoco vamos a evitar el tarifazo, pero si podemos incentivar un modelo de eficiencia energética activa que sea, por una parte la apuesta de futuro que consolida nuestra independencia energética desde ya (sin dejarlo para más adelante) y por otra creamos, desde ahora,  empleo a corto plazo de valor añadido.

Pero…. ¿cómo avalar el cambio del modelo de consumo eléctrico de tipo residencial?, y ¿cómo vamos a financiar toda esta reconversión hacia dicho modelo?

El mercado es de 1,5 millones de viviendas con capacidad para ubicar en su cubierta un generador FV de una potencia media de 3 kW. Esto se traduce en..

Viviendas (x1000) Pot. gen. FV (kW) Pre. (€/u) Coste total (x 1000 €) HSE Ahorro (x1000 kWh/año) Ahorro (x1000 €/año)
1.500 3 6.900 10.350.000 2.000 9.000.000 1.000.000

Donde hemos considerado que de cada tonelada de petróleo ligero (0,87 kgr/litro) se genera 500 kWh eléctricos. Y que el precio del barril (159 litros) de petróleo es de (solo) 75 €.

Estos 1.000 millones de € anuales que nos ahorramos es el AVAL con el que financiar los 10.350 millones de € que nos cuesta introducir 1,5 millones de generadores FV en la cubierta de las viviendas de 1,5 millones de españoles.

Cantidad que sin duda deja de ganar “alguien” para ganarlo el consumidor por el mero hecho de realizar este ejercicio de eficiencia energética o ahorro de energía activo con retornos tangibles e inmediatos vía balanza de pagos externa y que se traduce en empleo de calidad y desarrollo industrial de valor añadido, pues en definitiva no se trata (solo) de cambiar las bombillas de toda la vida por LEDs fabricados a mansalva en China.

Con todos mis respetos al pueblo chino, ¿porqué en este tránsito hacia una economía más saludable y sostenible quienes se llevan la mayor parte del pastel durante la curva de aprendizaje de los españoles siempre son los chinos?. ¿Somos tontos o qué?.

Finalmente veamos como cerramos el círculo de la financiación de tal manera que todos ganamos mientras ese “alguien” pierde.

Con el aval que el Estado puede dar a la banca debido a la reducción del déficit exterior, es evidente que esta puede plantearse la financiación hasta del 100% de todas y cada una de la instalaciones FV que se realicen en España, en la misma línea que durante estos últimos años ha hecho con los grandes promotores de huertos solares.

Podemos, a partir de un gasto medio anual en electricidad (+ inflacción), calcular el balance neto anual (net metering) que el usuario de fotovoltaica obtiene si a lo que tiene que pagar a la compañía eléctrica, más la amortización del generador, le restamos el ahorro obtenido más los excedentes  instantáneos, no consumidos a los largo del día, pagados al mismo precio que como los compramos que sería lo suyo. Y ¡¡oh sorpresa !!, obtenemos cifras muy interesantes….

Año Recibo electrico€ Ahorro activo € A pagar € Amort. € Gasto total € Balance €
2011 1.780 900 880 780 1.660 120
2012 1.922 972 950 780 1.730 192
2013 2.076 1.050 1.026 780 1.806 270
2014 2.242 1.134 1.109 780 1.889 354
2015 2.422 1.224 1.197 780 1.977 444
2016 2.615 1.322 1.293 780 2.073 542
2017 2.825 1.428 1.396 780 2.176 648
2018 3.051 1.542 1.508 780 2.288 762
2019 3.295 1.666 1.629 780 2.409 886
2020 3.558 1.799 1.759 780 2.539 1.019

Observamos que lo que en este año podrían llegar a ser 120 € de saldo a favor para nuestro bolsillo como usuario residencial o sea, un total de 180 millones de tesorería de ahorro residencial, en el 2020 se convierte en 1.500 millones.

Y a partir de ese año, una vez amortizado el equipamiento y sin la obligación del netmetering, puede darse el caso de que en la red eléctrica se disponga de abundante electricidad a coste 0 en la medida que su almacenamiento en el hogar sea más costoso que comprarla a la red eléctrica de forma continua, lo cual puede ser a estas alturas bastante improbable, es decir que nos convenga almacenar hasta completar nuestros sistemas de backup (algo parecido a los aljibe con el agua de lluvia).

Me dirán que el truco está en el generador FV a 2,30 ya instalado pues en la practica este está por encima de los 3,30. Es posible que así sea si prescindimos de la perspectiva de que estamos hablando de una instalación de 4.500 MW de potencia FV repartidos en 1,5 millones de cubiertas y que al igual que ocurre con la escalabilidad que ha supuesto un huerto solar de 20 MW, donde los precios caen de forma contundente, aquí podría suceder exactamente lo mismo si el promotor somos todos los españoles.

Pero lo mejor de todo es que para llevar a cabo esta PROMOCIÓN habría que:

Fabricar:

17,5 millones de paneles
1,5 millones de inversores
1,5 millones de contadores eléctricos bidireccionales
1,5 millones de estructuras bastidores
Ingentes cantidades de metros de cable, relés, magnetotérmicos, cuadros…
Etc.

Invertir:

40 millones de horas*hombre de trabajo. O sea, dar empleo a 40.000 electricistas durante 2 años. Empleo del bueno.

Y finalmente:

Monitorizar de forma permanente 1,5 millones de instalaciones por Internet con lo que conseguir que nuestros hogares se unan de forma inteligente para compartir energía eléctrica de forma continua y a coste 0 a partir del 2020.

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | 2 comentarios

18
febrero
2011
(Microgeneración FV versus Vehículo Eléctrico) versus Empleo
  
Calcule el ahorro

La tarifa eléctrica va a seguir subiendo y mucho durante los próximos años porque la materia prima que posibilita la producción de electricidad van a seguir subiendo. Y la materia prima sube porque China está dispuesto a pagar lo que sea por tener disponibilidad, pero también la India, Brasil, el resto del continente latinoamericano y África. Todo el mundo.

Visto el panorama, sin valorar el tema CO2, Europa dice bye-bye a las centrales eléctricas basadas en combustibles No renovables y salvo los magnates del petróleo/gas, y algún político y sindicato local vinculado al carbón nacional, todos nos alegramos.

Con respecto a la energía nuclear, que también es No renovable, se admite como mal menor la opción de alargar la vida útil de las centrales (amortizadas) pues puede ser una solución a corto plazo desde el punto de vista de garantía del suministro y de la contención de precios. Pero que nadie se lleve a engaño, nuevas centrales es una solución que no es viable a medio plazo dado que no estarían operativas antes del 2030 lo cual frenaría el desarrollo del parque de 2 millones de vehículos eléctricos dada que el potencial de demanda se aproxima a los 6.000 Mw.

En una palabra, ¿tenemos que esperar a que este en marcha las nuevas CNs para empezar a desarrollar el nuevo modelo de movilidad que acabe con la adicción al petróleo?. ¿No es más operativo favorecer la fabricación de electricidad según vaya aumentando la demanda de la misma en la medida que se consolida el uso del vehículo eléctrico que en su inmensa mayoría van a tener la recarga allí donde duermen, es decir en la residencia habitual?. ¿No sería más operativo favorecer el autoconsumo residencial?. Pero sobre todo, ¿no sería el modelo de negocio que esto posibilita más extensivo en mano de obra tanto desde el punto de vista geográfico como del tiempo hasta instalar los 900.000 microgeneradores FV que se precisan para dar de comer a tan amplio parque de vehículos eléctricos?.

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | 3 comentarios

9
febrero
2011
El futuro energético expuesto por Discovery Chanel
  
Calcule el ahorro

A veces los números resultan más llevaderos si analizamos el futuro energético de una forma más general y didáctica. Discovery Chanel así nos lo expone en los siguientes vídeos.

Presentador: M.A. Sanjayan
Productora: Discovery Channel
País: Estados Unidos
Año: 2010

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | Deja un comentario

3
febrero
2011
Los precios de la eficiencia energética en el hogar
  
Calcule el ahorro

Cuando se habla de ser eficientes energéticamente en nuestros hogares se entiende como la manera de satisfacer los requerimientos energéticos del hogar al menor coste económico posible tanto desde el punto de vista del suministro mismo de energía como de las consecuencias que tiene para la sostenibilidad del medio ambiente.

Cuando en este blog hablamos de autogeneración residencial, estamos proponiendo una forma de ser eficiente que tiene una repercusión más directa e inmediata en nuestro bolsillo frente a otras formas que siendo igual o más eficientes no tienen esa repercusión tan directa o al menos no se percibe así.

Con la aplicación de normas de eficiencia energética en el sector residencial, según como y cuando, le podemos estar haciendo un favor en primer lugar a nuestros bolsillos (microeconomía) o por el contrario,  este favor se lo hacemos a la macroeconomía que también nos afecta pero algo más tarde.

Explico esta idea con un ejemplo que todo el mundo conoce y que no todo el mundo práctica diligentemente…, es el hecho de reciclar en los hogares.

Cuando ponemos en práctica acciones de reciclado en el hogar, tenemos que gastar en distintos tipos de cubos, en bolsas de distintos colores, realizar tareas de clasificación del residuo y realizar mucho viaje al punto limpio y a los contenedores que de distinto color se ubican en algún punto próximo o remoto de nuestro hogar.

En definitiva ponemos dinero y tiempo, que también vale dinero, para que el país  reduzca gasto en el capítulo de la sostenibilidad y en la salvaguardia de los recursos naturales que, de no ser así, tendríamos que pagar vía tasas para que otras personas lo hagan.

Por supuesto me parece de cine este hecho y seguiré con mi ya vieja costumbre de poner cada cosa en su sitio aunque encuentre el contenedor amarillo ocupado por un viejo colchón.

En resumen favorecemos la macroeconomía del planeta en primer lugar para que podamos disfrutar el día de mañana de un día de campo si tener que ir apartando bolsas de plástico

Esta percepción lejana es lo que hace que haya gente inclasificable que, como se dice vulgarmente, pase del tema y lo pone todo esto a cuenta de los impuestos que paga.

En cualquier caso, como venimos diciendo, con la eficiencia energética ocurre otro tanto de lo mismo. Ser eficiente en el hogar nos cuesta dinero, pero sentirse como tal depende del retorno económico que supone serlo.

Nosotros proponemos una forma de ser eficiente mucho más pegada a la microeconomía del hogar. Vamos a explicarlo.

En el siguiente cuadro:

Edificio de viviendas Electrico Térmico Total
Consumo x vivienda kWh/a 4.000 8.000 12.000
2 miembros 712 € 441 € 1.153 €
Chalet individual Electrico Térmico Total
+ de 4 miembros kWh/a 18.000 32.000 50.000
3.204 € 1.764 € 4.968 €

Hemos reflejado el consumo de energía en dos tipos de vivienda representativo de un hogar medio europeo con mentalidad de ser proactivo en la eficiencia energética.

Hemos considerado un precio medio eléctrico, para los distintos modelo de tarifa; y un gasto térmico (ACS y calefacción) calculado a partir del tarifario (grosso modo) del gas natural.

El consumo que hacemos en kWh se decanta claramente a favor del consumo llamado térmico (ACS y calefacción) aunque el gasto en términos económicos corresponde al uso que hacemos de aparatos eléctricos del que hemos sacado lo que podría ser la calefacción eléctrica o la vitrocerámica.

En definitiva el gasto GORDO es y seguirá siendo en electricidad por la sencilla razón de que la electrificación es en si un plus de eficiencia energética al incorporar la domótica en el hogar e implementar hábitos de consumo basados en la electrónica de ocio (ordenadores, consolas, cine en casa) y la entrada en el hogar, en los próximos años, del vehículo eléctrico puro o híbrido enchufable.

Si aceptamos este hecho la pregunta que nos podemos hacer es ¿dónde es mejor hacer el gasto para reducir el consumo energético?, ¿invertimos para reducir el que gastamos en térmico o en eléctrico?.

Hay que distinguir, en primer lugar, si es un edificio de nueva planta o es un edificio ya construido y habitado donde queremos ejecutar un proyecto de eficiencia energética.

Cambia la cosa el planificar sobre plano y embeber costes en el conjunto de la construcción del edificio.

Vamos a trabajar con esta hipótesis, vamos a aplicar el Código Técnico de la Edificación (CTE) que en su anexo IV (DB HE-4) nos habla de reducir el gasto térmico en el hogar, pero no nos dice nada del gasto eléctrico en el DB HE-5 que lo deja para otro tipo de edificaciones no residenciales.

El CTE contempla actuaciones tanto desde el punto de vista pasivo como activo que puede llegar a reducir el consumo de energía orientado al uso térmico (ACS+calefacción) hasta de un 60%.

Las medidas activas, como por ejemplo usar colectores solares para calentar o precalentar un fluido para su uso en el consumo térmico del hogar, suponen ahorros en algunas zonas de España de hasta el 60% de la factura durante el invierno. En verano, en estas mismas zonas sobra literalmente energía por todos los lados.

Las dos soluciones más utilizadas para el ahorro activo de energía (térmica) quedan perfectamente explicadas por estos dos esquemas de la Agencia Andaluza de la Energía:

1º Edificio de vivienda (solo ACS) 2º Chalet unifamiiar (ACS y calefacción)
Coste: 3000 €/vivienda (ahorro 60%) Coste: 12.000 €/vivienda (ahorro 60%)

El retorno durante el periodo de vida útil (20 años) de estos sistemas los podemos resumir en el cuadro siguiente.

Gasto Térmico Ahorro año Ahorro 20 años Amor. Años
Edificio de viviendas
Consumo x vivienda kWh/a 8.000 4.800
2 miembros 441 € 265 € 5.292 € 11
Chalet individual
+  de 4 miembros kWh/a 32.000 19.200
1.764 € 1.058 € 21.168 € 11

Ahorro que se ve mermado al tener una gasto de mantenimiento anual importante en ambos tipo de instalaciones.

El retorno mejora en la medida que este tipo de equipamiento es, muchas veces, subvencionado, en caso contrario siempre cabe la solución de estar en casa con un jersey o bajar 2 grados el termostato del calentador.

En cualquier caso, el uso por norma de la solar para aplicaciones de ahorro térmico tiene otras muchas ventajas que escapan a esta visión de microeconomía casera. A saber…

  • Evitamos el vertido de grandes cantidades de CO2 a la atmósfera.

  • Bajamos la factura que pagamos al exterior por compra de combustibles fósil

En definitiva macroeconomía en primer lugar.

Veamos ahora cual es la repercusión de la instalación de un pequeño kit fotovoltaico conectado directamente a la red interna de un edificio residencial con el único objetivo de reducir el consumo en electricidad procedente de la red externa, o sea el recibo de la luz.

Cualquier tipo de vivienda
Coste: 3000 €/vivienda

Este kit ocupa un espacio diáfano de 20 m2 de nuesta cubierta, exactamente 5 paneles de 220 W, es decir 1,1 kW con un inversor con salida monofásica a 220 V que conectamos al cuadro eléctrico de la vivienda y protegemos todo ello con los correspondientes magnetotermicos que imposibiliten accidentes domésticos.

Usamos un sistema de backup eléctrico en baterías mínimo (2 kWh), para los periodos de transición a lo largo día y como estabilizador de la red interna, no tratamos de cubrir los atardeceres ni la noche. No va a existir excedentes de ningún tipo, menos para venta a la red externa. Es decir es una vivienda permanentemente habitada y al menos la nevera está consumiendo en el punto bajo de la carga y en el punto álgido de la misma es probable que tengamos que tirar de la red externa cuando nuestro consumo concurrente supera la potencia del microgenerador suponiendo que este esté además en su mejor momento de productividad y no cuando el sol desaparece por el poniente.

No se trata de hacer una instalación industrial para producir electricidad que nos permita dejar de trabajar y vivir de las rentas, se trata simplemente de ahorrar entre otras cosas porque es muy probable que el espacio disponible para colocar placas fotovoltaicas en nuestra cubierta sea pequeño.

Se supone que se trata de hacer una instalación que no tenga costes burocráticos, es decir que industria no te exija un boletín pues estamos hablando de instalar algo que vierte del contador hacia dentro y que el ayuntamiento no exija una tasa por licencia de obra menor o de actividad, pues seguimos hablando de algo más o menos oculto al exterior, no vamos a hacer ningún negocio y la instalación no afecta a la red eléctrica aguas arriba porque sencillamente no vertemos al exterior.

El balance anual medio de producción de energía en la península ibérica, no hablemos de Canarias donde se supera con creces estas cifras, ronda los 1.650 kWh.

El retorno de utilizar esta tecnología durante todo el periodo de vida útil lo podemos ver en el siguiente cuadro:

Gasto eléctrico Ahorro año Ahorro 25 años Amor. Años
Edificio de viviendas
Consumo x vivienda kWh/a 4.000 1.650
2 miembros 712 € 294 € 7.342 € 10
Chalet individual
+ 4 miembros kWh/a 18.000 1.650
3.204 € 294 € 7.342  € 10

Como podemos observar con esta forma de ahorrar recuperamos antes la inversión, sin olvidar que este tipo de equipamiento tiene todavía mucho recorrido descendente en sus costes. Y que la tarifa eléctrica acaba de arrancar hacia… arriba.

El retorno mejora en la medida que se pudiese verter de forma incentivada los excedentes de producción, mucho o poco, lo que fomentaría el ejercicio del ahorro interno.

Huelga decir que la FV tiene un mantenimiento casi nulo. ¡¡Hombre!! puede caer un pedrisco sobre los paneles FV, como en los térmicos, pero para ello ya tenemos el seguro de hogar. Lo que queremos decir es que no tenemos fontanería (corrosión), válvulas y bombas de circulación que se estropean, heladas, recalentones, etc. Solo cables de cobre, electrónica de seguridad, algún relé y electrones fluyendo.

En definitiva podemos decir que con este tipo de aplicaciones de la solar fotovoltaica en un modelo de autogeneración para el autoconsumo residencial, también.

  • Evitamos el vertido de grandes cantidades de CO2 a la atmósfera.

  • Bajamos la factura que pagamos al exterior por compra de combustibles fósil

  • …. y finalmente reducimos nuestra factura energética del proveedor interior

En definitiva microeconomía en primer lugar…, aunque a lo mejor este aspecto no guste tanto a algunos, empezando por los que cobran el IVA.

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | 2 comentarios

30
diciembre
2010
El precio de una electro(foto)linera…, ahora (y II)
  
Calcule el ahorro

Bueno ya tenemos lo que cuesta una electro(foto)linera (22.000 €), ahora veamos cuanto tardamos en amortizarla.

Todos los componentes de la misma tienen garantizado su funcionamiento por encima de los 25 años salvo las baterías que funcionando al 100% cumplirán los 3000-5000 ciclos de carga-descarga. Dejémoslo en 4.000 ciclos es decir que nos van a servir durante 11 años para la tarea encomendada como: backup de energía.

El sistema se concibe para sustituir el desplazamiento en vehículo térmico que según los parámetros que ya expusimos en un post anterior, nos permite una ahorro de aquí al 2021 de….

Año Consumo (€)
2011 3.212
2012 3.276
2013 3.342
2014 3.409
2015 3.477
2016 3.546
2017 3.617
2018 3.690
2019 3.763
2020 3.839
2021 3.915
Total 39.086

Nuestra electro(foto)linera se comporta a lo largo del año según la siguiente tabla:

Mes Aporte generador FV (kWh) Aporte generador eólico (kWh) Total ER (kWh) Consumo VE (kWh) Aporte Red Externa (kWh)
Enero 176 186 362 403 41
Febrero 229 168 397 364 -33
Marzo 370 186 556 403 -153
Abril 432 180 612 390 -222
Mayo 528 186 714 403 -311
Junio 590 180 770 390 -380
Julio 590 186 776 403 -373
Agosto 520 186 706 403 -303
Septiembre 405 180 585 390 -195
Octubre 291 186 477 403 -74
Noviembre 211 180 391 403 -1
Diciembre 159 186 345 403 58
Total -1.945

Es decir, en algunos meses tendremos que tirar de la red externa pero en otros vamos a tener excedentes con balance neto a nuestro favor al año de cerca de 2.000 kWh que en el peor de los casos podemos utilizarlo para el autoconsumo residencial siempre que haya consumo interno pues de lo contrario se pierde salvo que, en el mejor de los casos, podamos vender el sobrante después del pasarlo por la red interna. Es decir si se pone en marcha políticas de netmetering como en otras partes del mundo.

En cualquier caso podemos hacer la siguiente prospectiva de ahorro de electricidad hasta el año 2021, considerando una subida de la tarifa eléctrica de SOLO el 5%…

Año Ahorro (€)
2011 292
2012 306
2013 322
2014 338
2015 355
2016 372
2017 391
2018 411
2019 431
2020 453
2021 475
Total 4.145

Resumiendo, si sumamos el ahorro en combustible fósil y el ahorro en electricidad (1.000 € arriba o abajo), calculen ustedes las ventajas de una electro(foto)linera o como quiera llamarlo sin ayuda en forma de sobretasa alguna.

Más aún, si uno deja de usar en parte la conexión a la red externa, lo que en el recibo se llama término de potencia, ¿porqué habría que pagarla?.

El peligro de todo esto es que una parte importante de los consumidores, aquellos que disponen de espacio ocioso en sus residencias hagan en los próximos años, cuando adquieran un VE, estos mismos números y empiecen a…. desenchufarse del recibo. ¡¡Ese si es un problema!!.

Publicado en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien | 1 comentario