La eficiencia, el ahorro, la “huella del carbono” y el empleo

Para cada una de estas acciones que urgentemente necesitamos acometer y que sin duda está en la mente de los políticos y en los programas preparados para el encuentro electoral del 20 N, hay una solución que lo aglutina todo y que no es otra que la que llevamos defendiendo desde este blog, es decir la generación FV in situ, o generación distribuida, para autoconsumo.

Desarrollar la (micro)generación eléctrica (distribuida) mediante el uso de fuentes de energía renovables supone aportar eficiencia en su formato más simple pues toda la energía que producimos al lado de casa, al lado de donde se consume, es evitar el transportarla desde las grandes centrales y tener que transformarla en un ciclo de baja-media-alta-media-baja tensión que en su conjunto da lugar a que se pierda mucha energía por el camino.

Pero es que también se pierde energia, hay ineficiencias, al extraer el combustible de las minas transportarlo a la centrales y finalmente quemarlo para, mediante el ciclo de Carnot, mover turbinas que en su conjunto y a pesar de los grandes avances en la ingeniería, aportan su punto de ineficacia frente algo tan simple como hacer llegar el sol por una cara y obtener electricidad por la otra.

El hecho de que estemos acostumbrados a que la electricidad llegue a nuestro enchufes no rebaja un ápice la cruda ineficacia del sistema clásico frente a la simplicidad de la fotovoltaica con la que obtenemos un mismo producto…., electrones que se mueven,

Dentro de unos años el mundo se preguntará como pudo haber cierta resistencia a justificar y mantener un mundo tan termodinámicamente desastroso con la sencillez que aporta la energía “atómica” fotovoltaica.

Entre el 20-40% es el ahorro de energía que podría aportar un microgenerador FV de 2 kW instalado en la cubierta de una vivienda unifamiliar de tipo medio en España para autoconsumo. Siendo el 40% algo habitual en las Islas Canarias si la energía convencional (fosil) no estuviera subvencionada.

Este ahorro se calcula suponiendo que podemos verter los excedentes a la red eléctrica pública de baja tensión y cobrarlos a la par, lo cual es sin duda de una gran ayuda para cumplir estos objetivos pero es una ayuda justa pues, a la postre, nosotros también contribuimos al mantenimiento de la red eléctrica a través del pago en la factura del llamado término de potencia y además evitamos al distribuidor gastar en la necesidad de reforzar la propia red eléctrica que sin la generación distribuida será necesario a corto plazo.

Pero este pago justo que se conoce como el balance neto (o net metering) es algo totalmente temporal para tranquilidad de los agoreros del gasto público pues el mercado va a dictar sentencia en muy poco tiempo. Verter la energía que autogeneramos a la red de distribución, salvo que se mantenga la paridad (el toma y daca), será poco rentable pues su fabricación será más barata que la que nos proporciona la misma red y lo suyo va a ser almacenar en casa para usarla más tarde.

Repito, esto en Canarias ya es posible, en el sur de la peninsular en 1 año más.

Pero con la instalación de un (micro)generador FV de 2 kW estamos produciendo una energía eléctrica que de lo contrario sería generada en algún punto del planeta tierra próximo, mediante combustible fósil, con sus consecuencias en la emisión de gases de efecto invernadero.

Según cálculos realizados un generador FV de esta potencia evitaría la emisión del orden de 4 Tm de CO2 al año lo cual, teniendo en cuenta que la media de lo que generamos por habitante es de 9 Tm, creemos que es una buena aportación familiar a la reducción de la huella del carbono.

Conclusión…, según datos catastrales, en España hay del orden de 1,5 millones de cubiertas ociosas, es decir capaces de ubicar uno de estos generadores, lo que nos multiplica a millones la cantidad Tm de CO2 que podemos evitar enviar a la atmósfera además del ahorro que supondría para el bolsillo de todos en la medida que suprimimos, en parte, las ineficiencias de la generación centralizada que entre todos pagamos (REE).

Y como remate podemos valorar en término de empleo el reto que supone el cambio  a la generación distribuida y el autoconsumo. Tenemos trabajo para 40.000 empresas instaladoras durante 3 años (+ la fabricación del kit).

Creemos que es una apuesta interesante de cara al 20N.

Esta entrada fue publicada en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La eficiencia, el ahorro, la “huella del carbono” y el empleo

  1. carmen lopez-peña dice:

    Realmente opino que esto es lo mas revolucionerio en cuanto ahorro de energia por parte de los usuarios y particulares y ademas contribuiriamos a un ambiente mejor de la ciudad , en el campo ..y en el mundo entero . ¿Porque no apostar en todos los hogares por el autoconsumo , si somos un pais mimado por el sol ? Rafael gracias por tu blog , de esta manera los que apostamos por las energías renovables , insisto, consumiríamos más energía puesto que no se escatimaría como tengo que hacerlo para que la factura no se me dispare. Maria Carmen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>