¿Cuando invertir en autoconsumo?

Pues en cuanto salga la normativa que lo permita y que según todas los rumores viene con lo que se ha dado en llamar balance neto que no es otra cosa que la posibilidad de restar de la factura eléctrica que cada cierto tiempo nos pasa la compañia distribuidora de electricidad, toda aquella electricidad que autogeneramos en nuestra vivienda pero vertemos a la red pues no la consumimos al momento por el hecho de estar de vacaciones o simplemente por ser más restrictivos en el consumo eléctrico de lo que somos habitualmente a sabiendas de tener allí arriba algo que nos bombea electricidad a coste 0.

Dos cosas son previsibles que incorpore esta normativa de autoconsumo. Una es que la potencia que se puede instalar a efectos de autoconsumo nunca supere una determinada cantidad aunque se disponga espacio de sobra en nuestra cubierta o en zona ociosa aledaña a nuestra residencia o industria. La otra es que la liquidación de la electricidad vertida a la red se lleva a cabo en periodos de tiempo limitado a un año natural.

El no superar una cantidad de potencia tiene su lógica pues de lo contrario se deduce que nuestro objetivo no es ahorrar energía sino fabricar…, como hasta ahora. Si lo que se quiere es maximizar los ingresos maximizando la potencia instalada aprovechando hasta el último rincón de nuestro espacio ocioso, ahí se tiene el llamado régimen especial con sus tarifas, sus cupos y las normas técnicas que lo regulan.

El objetivo del autoconsumo es el ahorro de electricidad. De la electricidad que tenemos contratada y es este contrato el que nos determina cuanta potencia podemos instalar en nuestra cubierta y por lo tanto cuanta energía vamos a producir en detrimento de la que de forma habitual nos suministra y pagamos a la distribuidora de electricidad.

Podemos por lo tanto encontrarnos con la tesitura de disponer de mucho espacio para instalar autogeneración pero poco consumo como ocurre con los grandes almacenes de logística con mucha bombilla de bajo consumo y poca carga inductiva, es decir poco consumo eléctrico en comparación al potencial que supone la superficie de cubierta que disponen.

En este último caso si se quiere sacar rendimientos económicos (?) al espacio ocioso existente en cubierta o en suelo mejor optar por el régimen especial.

Lo de hacer balance neto en periodos de tiempo concretos es un arma de doble filo puesto que corremos el riesgo de caer en la tentación de consumir más de lo habitual, durante la noche o el invierno, por eso de que percibimos que hemos ahorrado mucho (vertido a la red) durante el día o el verano y es, por eso mismo que: ¡¡no le vamos a regalar a la compañía eléctrica nada!!. Vamos que si pretendíamos ahorrar no volvemos unos tragaelectrones  con la luces  a tope y mucha electrónica de consumo en stand-by.

De todas formas hay solución para este inconveniente y forma de llevarla a la práctica pues el consumo diario y anual de electricidad es algo bastante regular y por lo tanto previsible, pudiendo simularlo de tal manera que cuando diseñemos nuestra instalación de autogeneración esta tenga el tamaño óptimo que nos permita recuperar la inversión lo antes posible sin instalar ni un watio más de potencia de lo estrictamente necesario.

Ahora bien, una vez que hemos decidido optar por la fórmula de la autogeneración para el autoconsumo ¿cuando es el momento idóneo para llevar a cabo la inversión que se precisa en el microgenerador FV teniendo en cuenta que la cosa no es muy barata precisamente?.

Para contestar a esta pregunta hay que colocarse, con realismo, en lo que va a suceder en los próximos años en la medida que este modelo de generación de energía eléctrica distribuida se desarrolla y extiende.

Por supuesto que los generadores van a bajar de precio pero…., no mucho más o por lo menos de una forma más pausada. La razón es bien sencilla, la demanda se va a disparar coincidiendo además con la recuperación económica a nivel mundial. Más aún, es precisamente el cambio hacia este modelo el protagonista en parte de la recuperación, al menos en Europa.

Las tarifas eléctricas van a subir es obvio. De lo contrario estaríamos en un escenario impensable: la recesión.

Finalmente la infraestructuras para la generación distribuida en las redes de baja tensión seguirán ahí, tal como están ahora. Y si en España, en muchas zonas, estas redes son relativamente buenas (algo bueno nos tenía que haber dejado el “ladrillo”) en otras no es así y estas están preparadas para distribuir en un sentido unidireccional (producción & consumo) y no para repartir a la demanda, o lo que es peor para absorber mucha microoferta.

En definitiva con el aumento de la generación distribuida irán aflorando muchos de los problemas que en su momento se encontró la generación centralizada de renovable (huertas FV y parques eólicos). Es decir la necesidad de reforzar la infraestructura de la red lo que suponía costes adicionales a los previstos inicialmente en los planes de los inversores y/o retrasos en la ejecución del proyecto.

Pues lo mismo. Cuando en nuestra urbanización todos tengamos nuestro microgenerador FV y todos (los que puedan) cierren la vivienda por las mismas fechas para irse unos días de vacaciones, habrá un excedente de energía que habrá que canalizar hacia otras áreas de consumo incluyendo su transformación.

Sin embargo la cosa no es tan grave porque a estas alturas todos nos habremos caído del burro y por parte de la administración energética se pondrán medidas restrictivas al vertido entre otras cosas rompiendo el empate del balance neto, es decir no se compensará al mismo precio que la electricidad que compramos…, será mucho menos. Pero sobre todo que la electricidad que compramos será tan cara que nos va a compensar almacenar los excedentes para usarlos en nocturno o en invierno. Y cada vez más.

Volviendo al titular del post…. ¿qué cuando nos interesa consumir autoconsumo?, pues desde que salga el balance neto. Este, ahora, nos permitirá amortizar parte de la inversión realizada durante los próximos años. Más adelante tendremos que realizar la misma inversión, quizás algo más barata, añadir las baterías de acumulación y encima la compensación por el balance será una limosna si la hay….

Esta entrada fue publicada en Cambiando hábitos, cambiamos el mundo..., para bien. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Cuando invertir en autoconsumo?

  1. elgoiz dice:

    ¿Pero para cuando se espera que salga el dichoso Regamento?
    Saldra ya con el nuevo Gobierno, por que ya llevamos esperando el mencionado reglamento desde hace mucho tiempo.

    • Sentido común dice:

      Esperemos que el nuevo gobierno entienda de que va esta historia aunque por lo que yo he podido escuchar a algunos del PP si parece que el tema entra dentro su agenda una vez que se les ha pasado esos complejos tan “anti” en la medida que eran fanáticos “pro-nuke”. Porque ¡¡oiga!!, lo que ocurre en este país a nivel político tiene mucho de ignorancia pero también de sectarismo. Si lo dice el otro “malo” por principio sin más aunque nos vayamos a la ruina.

  2. Juan Garcia dice:

    Necesitamos Ingeniero Técnico con experiencia en Fotovoltaica
    Ofrecemos empleo en Empresa de Eficiencia Energética
    Contactar( juan.garcia@efemand.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>